La disfonía es la pérdida del timbre normal de la voz por trastorno funcional u orgánico de la laringe. Esta pérdida suele deberse al mal uso de la voz y puede no conllevar una lesión en las cuerdas vocales, en este caso  estaríamos hablando de un trastorno funcional. Si este mal uso persiste en el tiempo, suelen aparecer pequeñas lesiones orgánicas como nódulos, pólipos, úlceras de contacto, etc. 

En consulta, los síntomas más habituales de estos pacientes son:

- Variaciones en la intensidad de la voz.

- Episodios de afonía o ausencia de voz.

- Tos y ronquera.

- Dolor de garganta al hablar.

- Sensación de falta de aire al hablar.

En general, el tratamiento de las disfonías se basa en enseñar un correcto uso del tracto vocal (higiene vocal adecuada), así como reducir, en el caso de que existan, las lesiones orgánicas.  Nuestra especialista os enseñará a mantener un buen equilibrio de los órganos fonatorios a través de ejercicios de impostación vocal, articulación, postura corporal, respiración e incluso relajación.

Asimismo encontramos, en nuestra práctica clínica, una relación íntima entre los problemas con factores psicológicos (estrés, ansiedad, regulación de las emociones, etc.) y las disfonías, por lo que contamos con nuestras compañeras psicólogas que facilitarán el aprendizaje de nuevas estrategias que permitan reducir el daño de la lesión.

Estas alteraciones de la voz pueden ocasionar problemas en nuestro día a día, tanto a nivel personal como profesional (maestros, profesores, conferenciantes, etc.), por lo que es importante ponerte en manos de un buen profesional y del equipo adecuado para su tratamiento.