La educación emocional es un aspecto que no suele estar atendido en el ámbito académico pero que, sin embargo, es fundamental para el desarrollo personal de los niños, adolescentes y jóvenes.

El objetivo de la educación emocional es fomentar el desarrollo de las competencias emocionales, tales como: conciencia emocional, regulación emocional, autogestión, inteligencia interpersonal, habilidades de vida y bienestar. Sin estas competencias, suelen aparecer dificultades emocionales y/o de comportamiento ya que son aspectos fundamentales que no han sido desarrollados.

A través de sesiones, talleres y cursos, enseñamos a vuestros hijos a vivir las emociones, sentimientos, los aspectos sociales y habilidades fundamentales para poder vivir de manera plena y feliz.