Nuestro objetivo primordial es facilitar el adecuado desarrollo psicológico del niño, siendo nuestra prioridad lograr el correcto desarrollo y ajuste emocional y social en cada etapa evolutiva.

En el caso de niños, tras la evaluación, proporcionamos les herramientas a los niños, asimismo intervenimos en contexto familiar y escolar, para facilitar la generalización y que todos los adultos acompañen al niño en sus cambios, resultando la terapia altamente complaciente para el niño, evitando la frialdad de otras intervenciones sanitarias.

Los problemas que solemos tratar en la infancia: ansiedad, miedos o fobias, celos, depresión, fracaso escolar, problemas en el control de esfínteres (enuresis, encopresis), problemas de alimentación, trastornos del sueño (pesadillas, terrores nocturnos), alteraciones de conducta (oposicionismo, rabietas, agresividad), dificultades de relación, baja autoestima, problemas emocionales derivados de situaciones concretas (separación de los padres, muerte, acoso, adopción, etc).

El abanico es amplio y contamos con profesionales especializados en esta etapa del desarrollo, garantizando la mejor atención posible al problema que presente el niño.